Si tomas anticonceptivos, cuida tus encías

Si tomas anticonceptivos, cuida tus encías

Los anticonceptivos orales están compuestos de hormonas sintéticas o de estrógeno y progesterona. Además de prevenir el embarazo, los anticonceptivo se usan como tratamiento para otras cosas como: reducir y eliminar los cólicos, regularizar la menstruación y eliminar el acné. Así, las pastillas anticonceptivas son de uso común y se consideran muy seguras. Sin embargo, las hormonas que contienen están asociadas a un aumento en la inflamación de las encías.

Esta inflamación es similar a la que ocurre en el embarazo, aunque es menos intensa. No obstante, puede mantenerse durante periodos de tiempo prolongados, lo que puede provocar daños en los tejidos que sujetan y rodean los dientes.

¿Por qué sucede?

La inflamación asociada a los anticonceptivos se produce por alteraciones en los vasos sanguíneos. Se reduce la capacidad de los tejidos de las encías para mantenerse y repararse. Asimismo, los anticonceptivos producen cambios en la composición de las bacterias bucales. Además, algunas mujeres presentan zonas oscuras en las encías (melanosis gingival).

En la actualidad se han reducido significativamente las dosis hormonales que contienen los anticonceptivos. Por lo tanto, se manifiestan menos gingivitis asociadas a este tema. Sin embargo, es recomendable que quienes toman anticonceptivos orales, presten mucha atención a sus encías. Lo mejor es que acudan con su dentista o periodoncista. De esta manera, podrán prevenir la inflamación gingival o atacarla en una fase en la que sea completamente reversible y sin consecuencias. Este control gingival también evitará la cronificación de esta inflamación, la cual, de no tratarse, puede generar cambios irreversibles.

¿Qué hacer?

La inflamación de las encías se puede eliminar a través de un programa específico de revisiones para el control de la placa bacteriana. De ser necesario una profilaxis o limpieza dental pueden agregarse al tratamiento. Asimismo, una buena higiene dental mantendrá a las encías sanas. Estos cuidados deben ser aplicados durante todo el tiempo que se tomen anticonceptivos.

Consejos de salud bucal para pacientes con diabetes

Consejos de salud bucal para pacientes con diabetes

Cuida tu boca contra los síntomas de la diabetes

Las variaciones en el nivel de glucosa características en las personas con diabetes, las hace más susceptibles a sufrir problemas bucales. Estas enfermedades, como caries o periodontitis, a su vez provocan dificultades en el tratamiento de la diabetes. Así, se genera un círculo vicioso. Sin embargo, esto se puede evitar con una pronta atención.

Uno de los principales problemas que enfrentan los pacientes con diabetes es la resequedad de la boca. Esto se debe a la poca secreción de saliva consecuencia de las medicinas y neuropatía diabética. Como resultado de este síntoma, está el debilitamiento del esmalte de los dientes y la consecuente susceptibilidad de los dientes. Además, es común que se presente mal aliento y halitosis.

Cuando llega a consulta un paciente con diabetes, lo primero que el especialista hace es reducir la inflamación de las encías y atacar las infecciones. Posteriormente, el odontólogo puede iniciar un tratamiento más intenso en cada una de las partes afectadas.

Salud bucal para pacientes con diabetes

Si padeces diabetes, los siguientes consejos te ayudarán a mantener una buena salud bucal.

  • Cepilla tus dientes con pasta dental con flúor y con un cepillo suave. Asimismo, es recomendable usar enjuague con flúor.
  • Acude con frecuencia al odontólogo para controlar la aparición de caries e infecciones dentales como candidiasis.
  • Sométete a revisiones continuas y a tratamientos periodontales. De esta manera, se puede conseguir un adecuado estado del hueso y la encía que sostiene a los dientes.
  • Trata de inmediato infecciones bucales. Con esto también ayudarás a controlar tus niveles de azúcar.
  • Controla tus niveles de glucosa en la sangre con una buena alimentación, ejercicio y medicamentos indicados por tu médico.
  • Evita consumir productos que tienen un efecto de secado como alcohol, cafeína, galletas o pan tostado.
  • Deja de fumar.
  • Evita respirar por la boca.
  • Ingiere muchos líquidos para evitar la resequedad. Bebe pequeños sorbos en lugar de grandes cantidades a la vez. Prefiere el agua natural a bebidas preparadas con alto contenido en sal o azúcar.

Recuerda que en Al Fin Sin Caries contamos con especialistas. ¡Contáctanos!