¿Qué son las aftas bucales y cómo prevenirlas?
Publicado: 1 Oct, 2020
¿Cómo se producen las aftas bucales? Las úlceras aftosas, mejor conocidas como aftas bucales, son aquellas pequeñas heridas que aparecen en las encías, labios, lengua o al interior de las mejillas. No son contagiosas (a diferencia del herpes), pero sí pueden ser bastante incómodas pues causan dolor al hablar, comer o mover la boca. Además, […]

¿Cómo se producen las aftas bucales?

Las úlceras aftosas, mejor conocidas como aftas bucales, son aquellas pequeñas heridas que aparecen en las encías, labios, lengua o al interior de las mejillas. No son contagiosas (a diferencia del herpes), pero sí pueden ser bastante incómodas pues causan dolor al hablar, comer o mover la boca. Además, si persisten, pueden llegar a causar problemas bucales más relevantes.

Usualmente tienen un color blanco o amarillento, rodeadas de un color rojizo y una leve inflamación o sensación de hormigueo en la zona. Sin embargo, hay casos extremos en los que pueden producir malestar general, fiebre y conducir a infecciones si no son tratadas. 

Causas

Los brotes de aftas pueden ser originados por distintas razones. La más común es alguna infección viral que se tenga o una reacción inmunológica a las bacterias que comúnmente se alojan dentro de nuestra boca. 

Otras razones incluyen: 

  • Acidez y reflujo gástrico
  • Altos niveles de estrés
  • Traumatismos (golpes alrededor de la boca o mordidas accidentales en la lengua o mejillas)
  • Cambios hormonales
  • Reacciones a ciertos fármacos
  • Carencias nutricionales como falta de vitaminas y minerales (hierro, ácido fólico, vitamina B12)

Por otro lado, existen factores como el consumo de tabaco, alcohol e irritantes de manera constante, que pueden hacernos más propensos a la aparición de aftas. 

Tratamiento

Generalmente, las aftas desaparecen por sí solas entre 7 y 14 días. Sin embargo, y aunque no se cuenta aún alguna cura específica, existen diversos tratamientos que pueden ayudar a disminuir la inflamación y el malestar. Por ejemplo, realizar enjuagues bucales a base de agentes antimicrobianos puede ayudar con la irritación y el dolor. También se puede recurrir a analgésicos y ungüentos tópicos con efectos desinflamatorios. Y, si la herida es extrema, se suelen recetar antibióticos para reducir la aparición de infecciones secundarias. 

Lo que no es recomendable es utilizar enjuagues bucales con alcohol, ya que esto puede agravar la herida. Asimismo, procura mantenerte alejado de aquellos con sabor a menta, ya que estos pueden causar más ardor. 

Recuerda que las aftas bucales deben de cicatrizar en periodos cortos de tiempo y no deben de causar un malestar mayor al de una irritación. Si los problemas persisten y los brotes son recurrentes, visita a tu médico. 

Y, en todo caso, además de siempre llevar una higiene bucal adecuada y consumir alimentos ricos en minerales, vitamina C y omega-3, en Al Fin Sin Caries contamos con el equipo necesario para tratar diversos padecimientos bucales.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *