¿Por qué es importante el estado de la mucosa bucal?
Publicado: 3 Jul, 2019

¿Qué onda con la mucosa bucal?

La mayor parte de las veces que vemos nuestra boca ponemos atención a nuestros dientes; pocas veces revisamos el aspecto y consistencia de la mucosa y los tejidos que los rodean. Pocos lo saben, recuerdan o toman en cuenta, pero detectar a tiempo una alteración puede ser la clave para evitar algunas enfermedades. Por ejemplo, afectaciones a glándulas salivales, irritaciones y hasta cáncer.

Por lo tanto, debemos iniciar a tomar la mucosa bucal en cuenta todos los días. Y para eso, saber cuál es el aspecto normal de nuestros tejidos bucales es vital.

Autoexploración Oral

El primer paso es lavarse las manos. Después, de frente al espejo, revisa las siguientes partes de tu boca.

  • Los labios: Por dentro deben ser rosados, simétricos y sin presencia de manchas. Al palparlos, sentirás pequeños bultitos que son las glándulas salivales. Esto es normal, pero no debes sentir ningún aumento de volumen o una consistencia muy dura.
  • La mucosa dentro de las mejillas: Esta debe ser lisa y de color rosado. Debe sentirse bien humectada y sin úlceras, cambios de color o protuberancias.
  • El paladar: En su parte delantera tiene una mucosa rosada, firme y gruesa muy adherida al hueso. Y tiene un aspecto rugoso justo detrás de los incisivos. Por otro lado, la parte posterior del paladar es más suave y movible pues no está pegada al hueso. No tiene arrugas y, como la parte anterior, es lisa y no debe tener úlceras ni cambios abruptos de color. Finalmente, en el centro se ve la “úvula palatina”, que se conoce ordinariamente como “campanilla”.
  • Las encías: Las encías alrededor de los dientes deben ser firmes, de color coral o rosado, aunque pueden tener una pigmentación oscura hacia el fondo de la mejilla. Cuando están sanas (sin inflamación), de cerca reflejan el aspecto de una cáscara de naranja, brillante y libre de sangrado a la palpación.
  • El suelo de la boca y la parte baja de la lengua: Estas partes tienen un pliegue llamado “frenillo lingual”. Este no debe tener úlceras, cambios de coloración o aumentos de volumen.
  • La parte superior de la lengua: Está recubierta por las papilas gustativas, las cuales le dan ese aspecto como aterciopelado. Las papilas pueden ser apenas visibles, pero en algunos casos pueden ser muy grandes y dar un aspecto rugoso irregular. La lengua no debe tener úlceras o protuberancias, pues eso refleja la posible presencia de lesiones.

Cualquier alteración que detectes puede significar algún problema. ¡Acércate a tu dentista cuanto antes! ya que, en sus fases iniciales, esas alteraciones pueden ser tratarse antes de que se presenten consecuencias graves.

Ven a Al Fin Sin Caries. Nosotros podemos ayudarte.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *