El cuidado de los dientes de leche y salud bucal al nacer
Publicado: 31 May, 2021
El cuidado de los dientes de leche inicia desde antes que salga el primero, al cuidar la alimentación y con el uso correcto del biberón.

Al tener hijos es normal querer darles la mejor vida posible. Esto incluye el mejor cuidado de la salud que podemos. Un aspecto en el que quizá no pensamos tanto en la salud bucal de los más pequeños. Normalmente consideramos que debemos pensar en el dentista cuando a los niños se les empiezan a caer los dientes de leche. Aquí te damos algunas recomendaciones para el cuidado de los dientes de leche. 

Por ejemplo: sabemos que las caries están muy relacionadas con el consumo de azúcar. Se ha comprobado que hay caries que inician por el biberón y las bebidas que los bebés consumen. Darle a nuestros hijos jugos o algunas fórmulas infantiles que contienen azúcar, incrementa la posibilidad de que tengan caries severas. ¿Cómo podemos cuidar entonces la salud bucal? 

Antes del primer diente

Lo creas o no, la limpieza dental inicia desde las encías. Es por esto que después de alimentar a tu pequeño, aunque el primer diente no haya salido, es necesario que limpies su boquita. Después de darle pecho o biberón a tu hijo, límpiale las encías suavemente con una gasa humedecida. Así evitarás que queden restos de alimento que pueden generar bacterias que lesionan las encías.

¿Cuándo y cómo cepillar los dientes de leche?

Al surgir los primeros dientes de los bebés, es necesario empezar a cepillarlos después de cada alimento. Así como cuidas los productos para su piel y para sus necesidades, el cepillo tiene que estar pensado para la delicada boca infantil.

Elige un cepillo de cerdas muy suaves para prevenir caries. En cuanto le salgan los primeros dientes a tu pequeño, es momento de ir con el Odontólogo para conocer la técnica de cepillado correcta. No olvides que debes cepillar los dientes durante dos minutos cada vez para verdaderamente limpiar la boca.

Pregúntale a tu Odontólogo por los productos ideales para tu hijo. Considera que las pastas de dientes que no generan espuma son mejores en edad temprana, para evitar accidentes o atragantamientos.

Adiós a los consejos de abuelas

Es también muy importante que dejemos de lado los consejos que daban las abuelitas. Cuando inicie la dentición, evita a toda costa ponerle alcohol o licores en las encías a tu pequeño. Mejor pregunta a tu Odontólogo por los productos que le pueden ahorrar molestias a tu hijo sin provocarle daño en encías y dientes.

Ahora ya lo sabes, la limpieza bucal inicia desde que nacemos. Recuerda que los hábitos se van generando desde pequeños. Con estos cuidados lograrás que tus hijos se acostumbren a tener buenos hábitos de higiene bucal. ¿Necesitas un Odontólogo que te guíe? Nosotros podemos ayudarte. Agenda tu cita.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *