¿Qué son las aftas bucales y cómo prevenirlas?

¿Qué son las aftas bucales y cómo prevenirlas?

¿Cómo se producen las aftas bucales?

Las úlceras aftosas, mejor conocidas como aftas bucales, son aquellas pequeñas heridas que aparecen en las encías, labios, lengua o al interior de las mejillas. No son contagiosas (a diferencia del herpes), pero sí pueden ser bastante incómodas pues causan dolor al hablar, comer o mover la boca. Además, si persisten, pueden llegar a causar problemas bucales más relevantes.

Usualmente tienen un color blanco o amarillento, rodeadas de un color rojizo y una leve inflamación o sensación de hormigueo en la zona. Sin embargo, hay casos extremos en los que pueden producir malestar general, fiebre y conducir a infecciones si no son tratadas. 

Causas

Los brotes de aftas pueden ser originados por distintas razones. La más común es alguna infección viral que se tenga o una reacción inmunológica a las bacterias que comúnmente se alojan dentro de nuestra boca. 

Otras razones incluyen: 

  • Acidez y reflujo gástrico
  • Altos niveles de estrés
  • Traumatismos (golpes alrededor de la boca o mordidas accidentales en la lengua o mejillas)
  • Cambios hormonales
  • Reacciones a ciertos fármacos
  • Carencias nutricionales como falta de vitaminas y minerales (hierro, ácido fólico, vitamina B12)

Por otro lado, existen factores como el consumo de tabaco, alcohol e irritantes de manera constante, que pueden hacernos más propensos a la aparición de aftas. 

Tratamiento

Generalmente, las aftas desaparecen por sí solas entre 7 y 14 días. Sin embargo, y aunque no se cuenta aún alguna cura específica, existen diversos tratamientos que pueden ayudar a disminuir la inflamación y el malestar. Por ejemplo, realizar enjuagues bucales a base de agentes antimicrobianos puede ayudar con la irritación y el dolor. También se puede recurrir a analgésicos y ungüentos tópicos con efectos desinflamatorios. Y, si la herida es extrema, se suelen recetar antibióticos para reducir la aparición de infecciones secundarias. 

Lo que no es recomendable es utilizar enjuagues bucales con alcohol, ya que esto puede agravar la herida. Asimismo, procura mantenerte alejado de aquellos con sabor a menta, ya que estos pueden causar más ardor. 

Recuerda que las aftas bucales deben de cicatrizar en periodos cortos de tiempo y no deben de causar un malestar mayor al de una irritación. Si los problemas persisten y los brotes son recurrentes, visita a tu médico. 

Y, en todo caso, además de siempre llevar una higiene bucal adecuada y consumir alimentos ricos en minerales, vitamina C y omega-3, en Al Fin Sin Caries contamos con el equipo necesario para tratar diversos padecimientos bucales.

¿Por qué es malo respirar por la boca?

¿Por qué es malo respirar por la boca?

Las consecuencias que la respiración bucal tiene en nuestros dientes

Si bien la nariz es la que está diseñada para respirar, es común encontrar personas que mantienen la boca abierta todo el tiempo para tomar aire. En realidad, todos lo hemos hecho, sobre todo cuando tenemos congestión nasal y nuestra vía nasal está obstruida. Sin embargo, respirar por la boca puede afectar la salud bucal. 

Se le llama síndrome de respiración bucal al hecho de respirar exclusivamente por la boca en lugar de por la nariz. Es considerado un trastorno patológico que se da desde muy temprana edad, por lo que puede ser corregido en la infancia. También puede ocurrir solo por la noche o únicamente al hablar. Sin embargo, en casos más graves, ocurre todo el tiempo.

Al respirar por la boca, el nivel de evaporación aumenta y la producción de saliva disminuye. Y esto  desencadena una serie de síntomas como sequedad dentro de la boca, tos frecuente, amigdalitis, ronquidos, caries, y mal aliento (halitosis)

Problemas de desarrollo y crecimiento maxilar

Para que el desarrollo de los huesos y músculos maxilofaciales sea el correcto, es necesario que el cuerpo cuente con el estímulo correcto. Al mantener la boca abierta, esto no ocurre y el crecimiento de los huesos maxilares de los niños se ve afectado. Por lo tanto, pueden desarrollar paladares ojivales o estrechos. Asimismo, el desarrollo del labio superior puede estancarse y causar problemas de cierre labial. 

Por otro lado, respirar por la boca, el aire no pasa por ningún filtro y menos oxígeno llega al cerebro. Debido a esto, las personas con síndrome de respiración bucal pueden tener falta de coordinación y atención, así como problemas de concentración. Y, aunado a esto, también pueden presentar dolores musculares, específicamente en la columna vertebral (escoliosis), debido a que respirar por la boca les hace adoptar una mala postura. 

Como puedes ver, respirar por la boca todo el tiempo tiene muchas consecuencias negativas a largo plazo. Por eso, es importante acudir con un odontólogo al detectar los síntomas para poder corregir este tipo de respiración con ejercicios y aparatos especializados. 

Recuerda que en Al Fin Sin Caries contamos con los mejores especialistas entrenados para trabajar con niños y adultos.

¡Conócenos!

La acidez de la boca

La acidez de la boca

La saliva es un líquido claro que se fabrica en tu boca las 24 horas del día. Está formada sobre todo por agua y tiene un alto contenido de minerales y proteínas. La saliva se produce en las glándulas salivales, que se encuentran en el interior de cada mejilla, en el fondo de la boca y debajo de la lengua.

La saliva es genial por muchas razones:

  • Humedece los alimentos y hace que tragarlos sea más fácil.
  • Ayuda a la lengua a que puedas sentir los sabores.
  • Ayuda en el proceso de digestión.
  • Limpia el interior de la boca y enjuaga los dientes para mantenerlos limpios.

El valor del pH de la boca y la calidad de la saliva varía por alimentos y bebidas o circunstancias como fumar, la edad, la contaminación o la falta de sueño. Un valor óptimo para la salud dental sería de 7.0. La saliva se encuentra normalmente en un rango pH entre 5.6 y 7.9. Entonces, cuando el cuidado dental es correcto, la saliva ayuda a mantener un valor pH de 7.4 (alcalino). Esto es importante para neutralizar los ácidos de los alimentos, mineralizar el esmalte dental y evitar el sarro en los dientes.

Los problemas se presentan cuando el valor del pH está debajo de 6.5. En este valor es cuando las caries suelen ocurrir con mayor frecuencia. A nivel químico, la caries es una desmineralización de la superficie del diente por ácidos. Estos ácidos son producidos por bacterias. Y las bacterias se alimentan de azúcares de todo tipo que les aportamos con nuestra dieta moderna.

¿Cómo mantener la acidez de la boca ideal?

Una buena salivación disminuye el riesgo a caries. De hecho, nuestra saliva puede reparar una desmineralización inicial, eso es lo que llamamos remineralización. Tan pronto como el pH de la saliva alcanza 7.0-7.4 o más comienza la remineralización. No obstanre, si el valor cae por debajo del límite crítico, será menor su rendimiento de reparación.

Las verduras verdes (espinaca, brócoli, col rizada) y el queso tienen un efecto alcalino particularmente fuerte. También es importante ¡beber mucha agua!

Esto significa que, a largo plazo, junto a una buena salud bucal, un cambio en la dieta puede prevenir la caries dental.

Acércate a Al Fin Sin Caries para más recomendaciones sobre salud y cuidado dental.