Desmineralización dental: qué es, causas y prevención

Desmineralización dental: qué es, causas y prevención

¿Qué es la desmineralización dental?

¿Alguna vez has notado que el esmalte de tus dientes tiene una coloración desigual? Tal vez no es tan brillante o blanco en ciertas partes. Este es un efecto común producto de un fenómeno conocido como desmineralización dental, el cual aparece a causa de diversos factores. 

La desmineralización dental ocurre debido a la pérdida progresiva de los minerales que conforman el esmalte, debilitándolo y volviéndolo más propenso a contraer enfermedades o caries. La principal causa de este deterioro son los ácidos que encontramos en las sustancias y comidas que ingerimos. 

Los ácidos aceleran la aparición de placa bacteriana, que poco a poco elimina el PH natural de los dientes, disminuyendo sus minerales. Las biomoléculas y elementos como ciertos carbohidratos y azúcares pueden provocar este desgaste al consumirse en exceso. Por lo tanto, una dieta equilibrada siempre es recomendable para proteger el color de nuestros dientes y mantenerlos sanos.

Otra de las principales causas de la desmineralización son nuestros propios flujos gástricos, que propician un daño similar cuando tenemos reflujo o vómito. Asimismo, debemos mencionar que las sustancias como el tabaco y alcohol son también unas de las causas más comunes.

¿Cómo proteger a nuestros dientes?

Para combatir la desmineralización dental se recomienda:

  • Moderar la ingesta de ácidos
  • Disminuir el consumo de refrescos y bebidas energéticas
  • Ingerir productos lácteos (leche, quesos curados y el yogurt), pues contienen proteínas que ayudan a reducir la cantidad de placa bacteriana. Además, son ricos en caseína, que ayuda a evitar la desmineralización en general. 

También se pueden usar agentes fluorados (ciertas pastas dentales, suplementos comprimidos, pastillas). Estos son elementos auxiliares en la conservación y recuperación del esmalte y minerales. Asimismo, un adecuado cepillado dental reduce los riesgos de daños al esmalte.

Recuerda que en Al Fin Sin Caries, el estado de tus dientes y tu boca es nuestra prioridad.

Conoce más sobre nuestros servicios y promociones

Conoce las consecuencias de fumar

Conoce las consecuencias de fumar

El hábito de fumar afecta tu boca más de lo que crees

Todos hemos notado la gran publicidad que se ha hecho en torno a dejar de fumar. Las cajetillas nos advierten con imágenes fuertes las consecuencias de este hábito. Y la mayoría de la gente sabemos que el tabaquismo está asociado a graves problemas respiratorios y pulmonares. Sin embargo, poca consciencia se tiene sobre los efectos negativos que fumar tiene en la salud bucal. De hecho, es uno de los factores de riesgo más frecuentes para el desarrollo, curso y pronóstico de periodontopatías inflamatorias (problemas de encías).

En el mundo existen muchas personas que inician este hábito desde edad muy corta. Especialmente, durante la adolescencia y adultez temprana, que es cuando los efectos del tabaco aparecen en las encías.

Consecuencias de fumar

Los expertos han mencionado que los fumadores tienen 2.7 veces más riesgo de contraer enfermedades periodontales que los no fumadores. Y no solo eso. Las consecuencias el tabaco no son solo esas. Existen además otros efectos negativos.

  • Los fumadores presentan encías con tonos más pálidos.
  • Los adictos al cigarro presentan pérdida de soporte óseo en los dientes. Además, se envejece su sonrisa, ya que desaparecen las papilas de la encía entre los dientes y aparecen espacios oscuros.
  • Fumar tiene un efecto adverso en la cicatrización de las heridas tras intervenciones quirúrgicas.
  • Los fumadores tienen una mayor cantidad de caries en las raíces de los dientes. Esto es debido a que el cigarro provoca la pérdida del soporte de los dientes y expone la raíz.
  • Las personas que fuman tienen una menor secreción de saliva. Y esto resulta en una menor capacidad neutralizadora de la placa.
  • El hábito de fumar genera un paladar duro, pálido o blanco, combinado con múltiples puntos rojos. Esto se debe a la isquemia circulatoria, situación que desaparece tras dejar de fumar.

 

Si consumes cigarros u otros productos de tabaco, recuerda que es importante acudir al dentista al menos dos veces al año. De esta manera, podrás evitar los problemas anteriores y realizarte una limpieza profesional.

Cáncer bucal: factores de riesgo, síntomas y tratamiento

Cáncer bucal: factores de riesgo, síntomas y tratamiento

El cáncer bucal u oral es aquel que afecta a los labios o lengua. No obstante, también puede comprometer otras zonas de la boca como el revestimiento de las mejillas, suelo de la boca, encías y paladar. Según la OMS, este tipo de cáncer tenía la mayor incidencia en personas de entre 55 y 60 años. Sin embargo, cada vez más frecuente en jóvenes.

Para prevenirlo y reducir su incidencia, primero es necesario conocer sus factores de riesgo y síntomas. De esta manera se podrá detectar a tiempo.

Factores de riesgo de cáncer bucal

Se cree que el principal causante del cáncer bucal es el consumo de tabaco. Aunado a esto, el consumo de alcohol aumenta las probabilidades de que aparezca un tumor. Sin embargo, no son los únicos causantes:

  • Irritación crónica de la zona como consecuencia de dientes ásperos, dentaduras postizas u obturaciones
  • Infecciones producidas por el Virus del Papiloma Humano (VPH)
  • Consumo de medicamentos inmunodepresores
  • Deficiente o incorrecta higiene oral

Síntomas de cáncer bucal

Además de la aparición de tumores denominados carcinomas escamocelulares, también suelen aparecer úlceras o tumores con las siguientes características:

  • Apariencia de fisura profunda con borde duro en el tejido
  • Color pálido, aunque puede ser oscuro o pigmentado
  • Aparece en cualquier área de la boca (lengua, labio, etc.)
  • Es indolora, sobre todo al principio. Sin embargo, puede arder o doler cuando está en estado avanzado

Asimismo, pueden aparecer otros síntomas como:

  • Problemas para masticar
  • Úlceras bucales (aftas)
  • Dolor y dificultad para deglutir
  • Dificultad al hablar
  • Ganglios linfáticos inflamados en la zona del cuello
  • Problemas linguales
  • Pérdida de peso

Diagnóstico y tratamiento del cáncer bucal

En primera instancia, el médico u odontólogo llevará a cabo un examen físico para buscar indicios externos de cáncer bucal. Posteriormente, de ser necesario, procedería a realizar una biopsia de llaga o úlcera. De igual manera, en algunas ocasiones, puede ordenar la toma de fotografías o tomografías computarizadas para determinar si el cáncer se ha extendido a otras zonas.

Una vez diagnosticado el cáncer bucal, lo más recomendado es la extirpación del tumor (si es lo suficientemente pequeño). Sin embargo, si el cáncer ha avanzado a los ganglios linfáticos o es muy grande, la cirugía ya no es una opción. En ambos casos, usualmente se puede ordenar radioterapia o quimioterapia. Además de estos tratamientos, también puede recomendarse la logopedia o alguna terapia para mejorar el movimiento, masticación, deglución y habla.

Prevención del cáncer bucal

Un diagnóstico temprano aumenta las probabilidades de supervivencia. Por lo tanto, además de conocer los factores de riesgo, se recomienda:

  • Evitar el consumo de tabaco
  • Moderar o evitar el consumo de alcohol
  • Acudir regularmente al dentista
  • Mantener una buena higiene bucal
Malos hábitos que afectan la boca y cara de tus hijos

Malos hábitos que afectan la boca y cara de tus hijos

Un incorrecto desarrollo dental y facial puede ser causado por malos hábitos orales

Los malos hábitos bucales no fisiológicos son uno de los principales factores etiológicos causantes de maloclusiones y deformaciones. De ahí que sea tan importante identificarlos y actuar lo más pronto posible.

Malos hábitos orales

Succión de dedo

El problema en este caso es que se ejerce fuerza externa sobre los labios. Esto altera el crecimiento maxilar, crea un espacio en la posición de los dientes y un paladar profundo estrecho (ojival), lo cual hace que la lengua tenga una posición inadecuada que dificulta la alimentación. La succión de dedo no solo trae problemas bucales, sino que también puede producir deformaciones en los dedos, infecciones por hongos y problemas de lenguaje.

Respiración bucal

La respiración bucal puede ser producido por afecciones como la rinitis, adenoides o amígdalas. No obstante, puede suceder por el simple hábito de mantener la boca abierta. En este caso, el paladar se hace ojival, los labios caen y puede haber lesiones en los ángulos de los labios y en ciertas posiciones dentales.

Succión de labios

Chuparse el labio inferior es una acción frecuente que parece inofensiva, pero trae problemas. En principio, puede provocar dermatitis severas, manchas permanentes y estrías sangrantes alrededor de los labios. Asimismo, genera una mordida abierta y lesiones en los ángulos de los labios. Esto, a su vez afecta el desarrollo dentario y la fisionomía de la cara.

Humedecerse los labios

Pasarse constantemente la lengua sobre los labios puede desencadenar varios problemas. Por ejemplo, agrietamiento de los labios, sangrado y queilitis. Así como algunos más graves como cambios en la posición y textura de la lengua, y respiración bucal.

Comerse las uñas

Este es un mal hábito que va más allá de la falta de estética en las manos. En la boca puede provocar mordida abierta y desgaste de los dientes; mientras que en los dedos puede cambiar la forma de las uñas y alterar su crecimiento.

Es importante mencionar que las deformaciones provocadas por los malos hábitos orales tendrán una mayor o menor repercusión según la edad a la que inician. Entre más pronto se actúe, existen más posibilidades de modificar el patrón de crecimiento.

Soluciones

En primer lugar, es muy importante no castigar o ridiculizar al niño. Hacerlo puede generarles vergüenza y problemas de autoestima. Lo mejor es pedirle que se detenga al momento de que lo haga.  Sin embargo, el tratamiento depende de muchos factores como la edad, capacidad de cooperación y severidad del hábito. Lo más recomendable es acudir con un especialista que evalúe el daño y determine el plan a seguir.

Si tomas anticonceptivos, cuida tus encías

Si tomas anticonceptivos, cuida tus encías

Los anticonceptivos orales están compuestos de hormonas sintéticas o de estrógeno y progesterona. Además de prevenir el embarazo, los anticonceptivo se usan como tratamiento para otras cosas como: reducir y eliminar los cólicos, regularizar la menstruación y eliminar el acné. Así, las pastillas anticonceptivas son de uso común y se consideran muy seguras. Sin embargo, las hormonas que contienen están asociadas a un aumento en la inflamación de las encías.

Esta inflamación es similar a la que ocurre en el embarazo, aunque es menos intensa. No obstante, puede mantenerse durante periodos de tiempo prolongados, lo que puede provocar daños en los tejidos que sujetan y rodean los dientes.

¿Por qué sucede?

La inflamación asociada a los anticonceptivos se produce por alteraciones en los vasos sanguíneos. Se reduce la capacidad de los tejidos de las encías para mantenerse y repararse. Asimismo, los anticonceptivos producen cambios en la composición de las bacterias bucales. Además, algunas mujeres presentan zonas oscuras en las encías (melanosis gingival).

En la actualidad se han reducido significativamente las dosis hormonales que contienen los anticonceptivos. Por lo tanto, se manifiestan menos gingivitis asociadas a este tema. Sin embargo, es recomendable que quienes toman anticonceptivos orales, presten mucha atención a sus encías. Lo mejor es que acudan con su dentista o periodoncista. De esta manera, podrán prevenir la inflamación gingival o atacarla en una fase en la que sea completamente reversible y sin consecuencias. Este control gingival también evitará la cronificación de esta inflamación, la cual, de no tratarse, puede generar cambios irreversibles.

¿Qué hacer?

La inflamación de las encías se puede eliminar a través de un programa específico de revisiones para el control de la placa bacteriana. De ser necesario una profilaxis o limpieza dental pueden agregarse al tratamiento. Asimismo, una buena higiene dental mantendrá a las encías sanas. Estos cuidados deben ser aplicados durante todo el tiempo que se tomen anticonceptivos.

La salud bucal en la adolescencia

La salud bucal en la adolescencia

Factores de riesgo, tratamiento y recomendaciones

La palabra «adolescencia» deriva del latín «adolecer», que significa crecer y desarrollarse hacia la madurez. Es un lapso que va desde los 10 hasta los 20 años en el que existen variaciones sociales e individuales, según la Organización Mundial de la Salud. Se trata de una etapa relevante en la vida en la que se empieza a definir la personalidad e identidad, así como el rol en la sociedad. La adolescencia debe entenderse como una etapa de crisis personal en el desarrollo, donde se presentan cambios biológicos, psicológicos y emocionales. Por ejemplo, la preocupación por la apariencia, la ropa y el cambio de intereses.

¿Qué pasa con el cuidado bucal en esta etapa?

La literatura especializada nos indica que, en esta etapa, los adolescentes tienden a descuidar sus hábitos de higiene bucal. Por lo tanto, aumenta la incidencia de caries y gingivitis. Asimismo, los periodos de ayuno, la ingesta de golosinas, refrescos y bebidas energizantes son factores relacionados con el origen de enfermedades bucales. Existen también otros factores que rompen el equilibrio de la salud bucal. Por ejemplo, desajustes hormonales y cambios emocionales, perforaciones y adicciones.

Específicamente, el tabaquismo, alcoholismo y drogadicción generan irritación constante en los tejidos blandos de la boca. Esto, con el paso del tiempo, provoca que algunas partes se endurezcan (queratinización). Además, la lengua puede fisurarse, haciéndose extremadamente sensible o impidiendo que se disfruten los sabores. Adicionalmente, estas adicciones dejan la boca seca, lo que resulta en un bajo PH, que a su vez lleva a infecciones, gingivitis y hasta cáncer bucal.

Por otro lado, las perforaciones en el área de la boca pueden ocasionar irritación en las encías, erosión o desgaste en la superficie de los dientes e infecciones locales o generalizadas (sépsis). Por último, otros factores que afectan la salud bucal son los traumatismos derivados de lesiones deportivas, riñas o accidentes. Estos conducen a lesiones en la región facial, fractura de maxilares y fractura o pérdida de dientes.

¿Cómo ayudar a tus hijos adolescentes a mantener una buena salud bucal?

En la actualidad, la odontología está encaminada a educar al paciente, y con ello, prevenir las afecciones bucales y generales. La prevención y la comunicación son las palabras clave en la atención bucal del paciente adolescente. Lo ideal es que desde se instauren hábitos de salud e higiene que estén tan arraigados, que sean difíciles de modificar.

Si no fue o es así, no es tarde para remediarlo. La constancia en las visitas al odontólogo puede hacer la diferencia. Mientras que, en casa, las recomendaciones a seguir son:

  • Usar un cepillo de dientes adecuado a la edad
  • Usar pasta o crema dental con flúor
  • Utilizar protectores bucales en caso de practicar algún deporte de contacto
  • Si existe la inquietud de realizarse una perforación en el área bucal, no desaprobarlo de inmediato. En cambio, comenta las posibles complicaciones y acérquense a un especialista
  • Si se detectan problemas como tabaquismo, alcoholismo y drogadicción, búsquen ayuda profesional

Por último, como madre o padre, recuerda que la adolescencia es una etapa en la que tu hijo necesita tu apoyo con límites y amor.