¿Cómo afectan los dulces a la salud dental de los niños?

¿Cómo afectan los dulces a la salud dental de los niños?

Los dulces y caramelos siempre han sido, y continuarán siendo, una de las mayores debilidades de los niños pequeños, y de algunos adultos también. Hoy hablaremos de los dulces y la salud dental. Es bien sabido que una de las claves para lograr mantener una buena higiene bucal es mantener una buena alimentación y limitar el consumo de dulces y azúcares, entre muchas otras.

Sin embargo, continuamente surgen dudas relacionadas con padecimientos dentales y su relación con el consumo excesivo de dulces. ¿De qué forma los dulces afectan y dañan a los dientes? ¿Por qué parece que afectan especialmente a los niños? Pero sobre todo, ¿existe algún equilibrio en el consumo de dulces para mantener a los niños felices sin afectar su salud bucal?

Dulces y salud dental

La respuesta a la pregunta – ¿por qué los dulces y azúcares son dañinos para los dientes? – es muy fácil de explicar: las múltiples capas de bacterias que habitan en nuestra boca de manera natural procesan el azúcar y la convierten en ácido. Estos ácidos son agresivos, pues debilitan el esmalte y los hace más propensos al desarrollo de caries. En este sentido, el consumo continuo de dulces podría generar un debilitamiento en los dientes y el desarrollo de caries.

¿Los dulces afectan más los dientes de los niños?

Es más común que los niños desarrollen caries relacionadas con los dulces simplemente porque su consumo es considerablemente mayor. Como mencionamos anteriormente, los dulces son la debilidad de cualquier niño. Por otro lado, es más probable que un niño no tenga un aseo bucal correcto porque apenas está en  proceso de aprender y entender su importancia. Es decir, no tienen la misma conciencia y responsabilidad que un adulto para cepillar sus dientes después de cada comida.

¿Cómo encontrar un buen balance en el consumo de dulces?

Es prácticamente imposible evitar que los niños coman dulces, pero existen algunas formas de evitar las caries. Alejarse de dulces duros, chiclosos y de fácil adherencia a los dientes es una buena estrategia, pues estos dulces se consideran de larga exposición al azúcar. Evitar los azúcares refinados en la medida de lo posible es otra buena opción.

Finalmente, resulta crucial que los padres realicen una buena tarea inculcando la importancia de la higiene y salud bucal en sus hijos. Esto implica enseñarles a realizar un cepillado correcto, evitar el consumo excesivo de golosinas, y visitas periódicas con la Odontopediatra para prevención y limpieza general. Visítanos y conoce a nuestros dentistas especialistas en niños.

La importancia de la endodoncia para tu salud dental

La importancia de la endodoncia para tu salud dental

En la salud y cuidado bucal, la presencia de caries es uno de los padecimientos más comunes en la sociedad. De no ser tratada, esta condición evoluciona hasta penetrar niveles más profundos del diente afectado, causando una infección en la pulpa dental (nervio del diente). Hoy hablaremos sobre la importancia de la endodoncia o tratamiento de conductos para tu cuidado dental.


¿Para qué sirve la endodoncia?


Este procedimiento se resume en extraer la pulpa dental, así como el nervio y está diseñado para eliminar las bacterias de los conductos del diente, prevenir su reinfección y salvar el diente natural.

La extracción de la pulpa dental se realizar de forma mecánica, limpiando y desinfectando minuciosamente los conductos, el posterior relleno y sellado de la cavidad pulpar con un material inerte, esto es realizado entre una a tres sesiones, dependiendo de la valoración del especialista.

Una vez que el tratamiento se ha concluido se recomienda  la restauración del diente con una corona o incrustación.

¿Qué pasa si no me hago una endodoncia cuando la necesito? 

Este procedimiento es necesario para rescatar piezas que se encuentran afectadas por caries y que han desarrollado infección. De no llevarse a cabo, la infección se puede extender a tejidos en las encías y producir cuadros más severos.

La prioridad de la endodoncia debe ser la de intentar que se mantengan los dientes naturales. Cuando no es posible, la alternativa es la extracción dentaria. Sin embargo, es un tratamiento permanente e irreversible, por lo que los dentistas recomiendan siempre intentar rescatar las piezas. 

En este sentido, existen ciertas condiciones que imposibilitan realizar una endodoncia en piezas que lo requieran, como una fractura en la raíz del diente, en caso de que el soporte periodontal sea insuficiente (hueso, encía), cuando la profundidad de la caries sea tan grande que no sea posible reconstruir el diente.

Conoce todo lo que necesitas saber sobre la endodoncia y cómo la aplicamos en nuestros consultorios.

Brackets: la importancia de su uso temprano

Brackets: la importancia de su uso temprano

Como hemos visto en entradas anteriores, la Odontología y en particular la Ortodoncia nos ayuda a modificar nuestra dentadura a fin de mejorar su funcionamiento y apariencia. Todo, a través de diversos medios para lograr el resultado deseado, en esta ocasión hablaremos de la importancia del uso temprano de brackets.

Una de las principales preocupaciones es saber cuándo es el momento oportuno para comenzar un tratamiento odontológico, principalmente tratándose de niños. La Sociedad Latinoamericana de Ortodoncia recomienda hacer la primera visita al ortodoncista más o menos a los 6 años. A fin de que el especialista pueda realizar a cabo un diagnóstico que prevenga y atienda alteraciones de crecimiento en los huesos maxilares, y la posición de los dientes permanentes. 

El uso temprano de brackets aprovecha el crecimiento de los dientes

Con la finalidad de obtener mayores resultados en un menor tiempo y no caer en la necesidad de cirugía. O bien, simplemente en procedimientos más complejos e invasivos, se propone la atención preventiva e interceptiva del paciente. Con esto, su mismo crecimiento maximiza la funcionalidad de los procedimientos propuestos por el médico. 

Para lograr este tipo de cambios a edades tempranas se han diseñado brackets metálicos o estéticos que cuentan con tecnología. Los cuales, pueden usarse incluso en dientes jóvenes sin lastimar o afectar el desarrollo de las raíces. Conoce el tratamiento de vanguardia a través de los alineadores transparentes en 3D de Invisalign®.

En este sentido, también es de relevancia considerar la parte estética. Será mejor usarlos durante la niñez u adolescencia, lo que te permitirá tener una mordedura adecuada y una sonrisa perfecta por más tiempo, sin preocuparte por este tema en la vida adulta.

Ya que conoces los beneficios del uso temprano de brackets, conoce todo lo que ofrecemos en materia de Ortodoncia y agenda tu visita al médico. El ortodoncista te recomendará el tratamiento que mejor se ajuste a tus necesidades y las de tu hijo, y no olvides que la atención dental mientras más pronto, mejor.

Cepillado agresivo: un riesgo para tus encías y dientes

Cepillado agresivo: un riesgo para tus encías y dientes

Evita las consecuencias del cepillado agresivo

Como en todo, el exceso no es bueno, incluyendo el exceso de higiene bucal. Aunque las campañas de prevención estén enfocadas en el cuidado diario de la boca, hay que tener en cuenta que las medidas propuestas no deben ser aplicadas excesivamente. Por ejemplo, el cepillado agresivo consiste en cepillarse los dientes muchas veces al día y con mucha fuerza. Y, en lugar de beneficiar a quien lo hace, puede dañar las encías y dejar sus dientes desprotegidos. Además, algunos compuestos de los enjuagues bucales suelen ser perjudiciales al ser usados en exceso.

A continuación, te explicamos lo que debes hacer para no transformar a la higiene bucal en un enemigo de tu salud.

Evita el cepillado agresivo

Cepillarse los dientes tres veces al día es lo más recomendable para mantener la boca limpia y evitar enfermedades. El cepillo está formado por cerdas que, al entrar en contacto con la superficie de los dientes y encías, pueden causar daños si no se utilizan de manera correcta. Elegir un cepillo de cerdas duras y utilizarlo con fuerza y movimientos horizontales puede causar sangrado en las encías. Además, puede desgastar el esmalte de los dientes, lo que los deja expuestos y sensibles.

Evita usar en exceso el enjuague bucal

Aunque el enjuague bucal deja un aliento fresco, algunas fórmulas son más perjudiciales que beneficiosas, especialmente si son usadas en exceso. Los ingredientes de los enjuagues bucales varían. No obstante, algunos contienen altos niveles de alcohol (entre 18 y 26%). Esta alta concentración puede producir una sensación de ardor en las mejillas, dientes y encías. Incluso puede atrofiar las papilas gustativas si se ingiere o consume sin criterio.

Evita el uso de blanqueadores dentales sin supervisión profesional

El uso exagerado de productos blanqueadores, tanto caseros como comerciales, puede producir daños a los dientes. Las pastas blanqueadoras y otros productos químicos suelen desgastar los tejidos de la estructura dental, como el esmalte y la dentina.

En Al Fin Sin Caries nuestros especialistas resolverán tus dudas sobre el cepillado agresivo y enfermedades bucales. Asimismo, podemos brindarte un tratamiento efectivo para blanquear tus dientes o cualquier problema de salud dental. ¡Contáctanos!

Para una sonrisa de 10, elimina estos malos hábitos

Para una sonrisa de 10, elimina estos malos hábitos

Elimina estos malos hábitos y luce tu sonrisa

Para tener una sonrisa espectacular, no basta con cepillarse los dientes tres veces al día. La salud bucal también depende de una serie de hábitos que, en primera instancia, no se relacionan con las rutinas de higiene de los dientes. A continuación, te explicamos por qué deberías considerar trabajar en eliminarlos.

  • Fumar: Bien se sabe que fumar es un hábito nocivo para la salud en general. En el caso de sus efectos en la boca, la nicotina causa daños estéticos en nuestros dientes. Asimismo, puede provocar enfermedades periodontales en las encías, las cuales pueden provocar la pérdida de una pieza dental.
  • Tomar café en exceso: Existen muchos beneficios de tomar café. Por ejemplo, favorece la digestión y potencia el efecto de los medicamentos.  Sin embargo, por su color, mancha el esmalte dental y altera el color natural de los dientes. Lo mismo sucede con otros alimentos oscuros como el té, cátsup y vinagre.
  • Beber vino en exceso: Al contrario de lo que se piensa, el vino blanco y el champán son más perjudiciales para el esmalte dental que el vino tinto. Los ácidos en los vinos blancos son más erosivos que los del vino tinto. Por eso, causan una mayor destrucción del calcio y fósforo de los dientes.
  • Rechinar los dientes o apretarlos en exceso: Estas acciones pueden deberse a un problema funcional o por estrés. Independientemente de la causa, estos hábitos desgastan la superficie de los dientes. Y, en casos extremos, incluso pueden causar microtraumatismos.
  • Consumir alimentos con alto contenido de azúcar: Los productos con mucha azúcar facilitan la erosión y desgaste del esmalte de los dientes. Por eso, es mejor moderar el consumo de dulces, caramelos, refrescos y jugos envasados, entre otros.
  • Morderse las uñas, lápices o hielo: Estos hábitos provocan microtraumatismos en los dientes y dañan la articulación de la mandíbula.
  • Usar los dientes como herramienta: Cortar hilos, rasgar envolturas, abrir bolsas o botellas, etc., no son las funciones de los dientes. Al hacerlo, hay un riesgo de fracturar un diente y dañar el esmalte.
  • Higiene incompleta: Es común pensar que un día de mala higiene bucal no tiene un impacto significativo en nuestros dientes. Sin embargo, irse a dormir sin lavarse los dientes o no cepillarte correctamente (lo más recomendable es durante 3 minutos) sí afecta tu boca a largo plazo. Las caries y la placa se van formando poco a poco hasta ser notorias.
  • Piercings: Los piercings en cualquier parte de la boca pueden causar pequeñas fracturas en los dientes. Asimismo, pueden generar heridas e infecciones en las encías, lengua y toda la cavidad bucal. Además, si no se realizan con el debido cuidado, pueden provocar sangrados y hasta la pérdida de movilidad en el área.
  • Comer papas fritas: El almidón en las frituras se convierte en ácido. Y es este el que ataca a los dientes hasta 20 minutos después de haberlas comido.

Además de eliminar estos hábitos, recuerda acudir a tu dentista al menos dos veces al año. En Al Fin Sin Caries somos especialistas en cuidado bucal. ¡Contáctanos!

Cuándo cambiar el cepillo de dientes

Cuándo cambiar el cepillo de dientes

¿Cómo cuidar tu cepillo de dientes?

Para mantener tu cepillo dental y tu salud, debes asegurarte de que se seque entre usos. Los cepillos de dientes pueden cultivar gérmenes, hongos y bacterias, los cuales aumentan con el tiempo. Así, después de lavarte los dientes, sacude tu cepillo con fuerza bajo el chorro de agua. Cuando ya esté limpio, colócalo en posición vertical para que se ventile.

Para prevenir que los virus y bacterias se transmitan entre los cepillos de tu familia, evita que estén en contacto. Un cepillero regular con orificios para colocar varios cepillos en forma vertical es una inversión que vale la pena.

¿Qué tan seguido debes cambiar tu cepillo de dientes?

La mayoría de los odontólogos están de acuerdo en que el cepillo de dientes se debe cambiar cada tres meses. Varios estudios han demostrado que después de los 3 meses de uso regular, el cepillo es menos efectivo. En este tiempo, las cerdas pierden resistencia y forma, entonces ya no llega a las áreas difíciles de la boca.

También es importante cambiar el cepillo de dientes después de una enfermedad como gripa o alguna infección bucal o de garganta. Esto es recomendable pues los gérmenes pueden quedarse en las cerdas del cepillo y reactivar la infección. Incluso si no has estado enfermo, recuerda que los hongos y bacterias pueden proliferar en el cepillo. Lo mejor es cambiarlo regularmente.

¿Cómo proteger tu cepillo de dientes cuando viajas?

Cuando salgas de viaje, un protector plástico puede proteger las cerdas de tu cepillo para que no se aplasten o deformen dentro de tu equipaje. Debes lavar tus dientes con la misma regularidad de siempre: 3 veces al día. Después de cepillarte, deja tu cepillo ventilar y secar antes de guardarlo. Esto es lo más importante para reducir la formación de gérmenes.

En Al Fin Sin Caries somos especialistas en salud dental. ¡Agenda una cita y conócenos!