La importancia de los alimentos para la salud dental

La importancia de los alimentos para la salud dental

Los niños necesitan dientes sanos y fuertes para masticar su comida, hablar y verse bien. Además, una buena alimentación es esencial para el crecimiento y desarrollo de los niños. En esta ocasión hablaremos sobre la relevancia de los alimentos para la salud dental. 

Prácticamente todos los alimentos, incluidos la leche y los vegetales, incluyen algún tipo de azúcar, la cual puede contribuir al deterioro de los dientes. Con el afán de controlar la cantidad de azúcar que los niños consumen es importante estudiar las etiquetas de la comida empacada y escoger la que sea baja en azúcares añadidos. 

Los sellos implementados por el gobierno no pasan desapercibidos y nos ayudan con esta tarea de hacernos responsables y conscientes de lo que ingerimos y ofrecemos a nuestros hijos. Exactamente lo mismo aplica para las bebidas.   

Dieta preventiva para vivir sin caries

Una dieta infantil balanceada debe incluir: 

  1. Frutas y vegetales. Entre ambos deben representar la mitad del alimento que un niño ingiere cada día.
  2. Granos. De preferencia, enteros: avena, pan y arroz integral.
  3. Lácteos. Pero sin grasa o bajos en grasa. Lo más natural que sea posible.
  4. Proteínas. Que sean magras: res magra, aves y pescados sin piel. Y que no sólo sean carnes; también es preciso incluir huevos, frijoles, y leguminosas. También es conveniente que consuman mariscos ocasionalmente -una o dos veces a la semana.

Hay que poner mucha atención en lo que se consume entre comidas, pues forma parte muy importante de la dieta. Cuando consumen snacks, que sean nutritivos y bajos en azúcar; si se incluyen dulces, que sólo sea junto con las comidas grandes.

 A todos nos gustan los alimentos dulces; eso no lo podremos cambiar en nuestros niños. Pero sí está en nuestras manos limitar el acceso a esos alimentos: si no están en nuestra alacena, es menos probable que los consumamos. 

Son especialmente dañinos los alimentos y bebidas dulces que pasan mucho tiempo en la boca de los niños; los que mastican, o los que toman poco a poco. 

Los buenos hábitos desde que son muy pequeños

A una buena dieta la deben acompañar los buenos hábitos. Hay que agregar uno a la lista: inmediatamente después de ingerir uno de esos dulces, hay que lavar los dientes de los niños.

Una recomendación más. Los comerciales de la televisión pueden ser un serio obstáculo contra la sana nutrición de tus hijos. Algunos estudios muestran que los niños que ven más de tres horas de tele al día tienen mayores posibilidades de desarrollar obesidad. 

Los niños son extremadamente receptivos a la publicidad de cereales azucarados y dulces; especialmente cuando los encuentran en casa de sus compañeros o familiares. La obesidad es un problema muy importante en nuestro país. Es crucial cuidar la alimentación en casa pero también fuera de ella, para que tus hijos coman de la manera más saludable posible. Esto permitirá prevenir problemas dentales pero también que ellos crezcan integralmente saludables. 

Si quieres conocer más sobre los dientes de tus pequeños y la relevancia de los alimentos para la salud dental, te recomendamos nuestro blog, donde conocerás todo sobre los dientes de leche. 

Identifica los signos y síntomas del bruxismo

Identifica los signos y síntomas del bruxismo

Uno de los sonidos más molestos para la mayoría de personas son los rechinidos, así que, por supuesto, no nos gusta para nada que esto sea una parte de nuestra vida diaria. Esto, lamentablemente, puede ocurrir, y de manera bastante común si se sufre de bruxismo, aquí te compartimos los síntomas. 

Bruxismo es el término clínico para referirse al rechinido en los dientes. Por suerte no es algo tan grave y verás que en poco tiempo podrás volver a vivir libre de dientes molestos.

¿Qué es el bruxismo y sus síntomas?

Primero hay que explicar que es el bruxismo y sus problemas. El bruxismo es el acto excesivo e involuntario de apretar y rechinar los dientes. Esto puede generar problemas desde lo más esperables, como daño en la mandíbula o dientes, hasta cosas más sutiles, como dolores de cabeza debido a cómo afectan las terminaciones nerviosas de los dientes. El bruxismo puede ser causado por ansiedad o por problemas de alineación de la mandíbula, entre otras cosas.

Por suerte tiene solución. En el caso de los niños, este problema desaparecerá solo con el pasar del tiempo. Con los adultos en cambio sí se requiere tomar acción, puesto que por la naturaleza involuntaria o incluso nocturna de este problema, puede causar molestias que parecen sin sentido.

En cualquier caso, primero se necesita atender con un médico. Lo cual debería hacer una vez al año para un chequeo anual tanto con médico general como con odontólogo.

¿Cómo tratar el bruxismo?

Si tu odontólogo te diagnostica bruxismo, puede que se necesiten las siguientes soluciones:

  • Para prevenir (que siempre debería ser el objetivo de alguien, prevenir no curar) un bruxismo causado por estrés o ansiedad, se necesita simplemente reducir el estrés y/o la ansiedad. Sabemos que suena reiterativo, pero al ser esto un problema patológico causado principalmente por reflejos emocionales, una vida sana en general y libre de estrés puede evitar el bruxismo. Por eso, buenos hábitos de sueño, beber suficiente agua, hacer ejercicio y meditar como parte de la rutina diaria, ayudará mucho a disminuir este problema.
  • Si ya se vuelve un problema más grave, se deberán tomar medidas más particulares. La más conocida y una de las más eficientes es una férula de acrílico hecha a la medida para que el paciente no provoque daños en la dentadura al apretar los dientes.
  • Y por último, si el bruxismo logra causar contracturas musculares. Estas son tratadas con fisioterapia al igual que cualquier otra contractura muscular, así que esto no debería ser un gran problema si llega a pasar.

Los síntomas del bruxismo no son un problema que se consideren de riesgo, pero si es algo a tener en consideración. Por ello debes atender regularmente a tus chequeos médicos para que sea solo una cuestión de evitar y no disminuir daños.  A continuación te compartimos un blog sobre las muelas del juicio que también te puede interesar.