Anestesia para niños en odontopediatría
Publicado: 10 Mar, 2021
La anestesia para niños es necesaria en ocasiones para inhibir el dolor en procedimientos de odontopediatría, ¿cuál es la recomendable?

A lo largo de nuestra vida, es muy probable que nos enfrentemos a distintos procedimientos médicos, desde lo más común como una férula o una vacuna hasta cosas más invasivas como operaciones. En esta ocasión hablaremos de la anestesia para niños, la cual, en ciertos casos es necesario aplicarla para manejar el dolor. 

¿Cuándo y cómo se debe usar anestesia en los procesos dentales y cuáles son los riesgos?

Todos conocemos qué es la anestesia aunque sea de forma empírica: ese famoso proceso en el que el médico o enfermera suministran fármacos al paciente para inhibirlo del dolor o tacto. Yendo un poco más a lo específico, hay varios tipos de aplicación de anestesia dependiendo del procedimiento.

Tipos de anestesia

No todos los procedimientos requieren el mismo tipo de anestesia. Solo tu médico, junto con un anestesiólogo, puede determinar cuál es la necesaria.

Anestesia local: Solo se elimina el tacto en una zona reducida del cuerpo. Esta es muy probablemente que sea la que se tenga que usar en cualquier proceso odontológico.

Anestesia locorregional: Ésta es un poco más a gran escala, eliminando la sensibilidad de una región o extremidad entera. A su vez se divide en:

  • Directo al nervio: es la que menos espacio inhibe y la que se usa en la  mayoría de procedimientos pequeños.
  • Epidural: es la más lenta de las opciones locorregionales, pero la que menos contacto necesita.
  • Intradural: se introduce en la parte alta de la médula espinal.
  • Intravenosa: técnica que se usa para anestesiar extremidades enteras y se debe ser cuidadoso post-procedimiento, para que la anestesia no regrese violentamente al cuerpo.

Anestesia general: es la que más cuidado necesita. En la anestesia general, el objetivo es dejar inconsciente al paciente, y esto suele hacerse para operaciones de gran escala. Con el uso de medios intravenosos y/o inhalables, se persiguen varios objetivos:

  • Analgesia: Como el nombre indica, evitar el dolor con analgésicos.
  • Proteger al cuerpo de efectos adversos del procedimiento.
  • Pérdida de conciencia con hipnóticos e inductores de sueño, esto suele producir amnesia.
  • Relajantes musculares para facilitar el procedimiento.

¿Es riesgosa la anestesia para niños?

La anestesia es un proceso de bajo riesgo, particularmente cuando es local o locorregional, que son las que se usan para procedimientos odontológicos. 

El único daño posible particularmente con personas de mayor edad es la pérdida de la sensibilidad en la zona afectada. Sin embargo, otro tipo de daño que ocurre entre el 0.1% y el 1% de las veces es despertar por una mala administración, lo que puede causar recuerdos, angustia y daño psicológico, pero como ya mencionamos, no es siquiera algo digno de estrés por parte del paciente.

El proceso de anestesia es uno muy cuidado en el que el anestesiólogo o la enfermera se encargan de administrar las dosis correctas de fármacos y vigilar las constantes del paciente.

Al ser más bien anestesia local la usada por los odontólogos para procesos de salud bucal, puedes estar tranquilo: tus pequeños no sufrirán. Recuerda que es importante que les des la confianza necesaria al llevarlos al dentista para que no se convierta en una situación traumática, sino en una prevención rutinaria. Consulta nuestro blog para conocer cuándo hacer la primera cita para niños

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *