Llámanos

5575 - 0505 / 5575 - 9348

Horario de Atención

Lunes-Viernes: 11:00 A.M - 8:00 PM Sab: 8:00 A.M - 3:00 PM

Todo lo que debes saber sobre tu cepillo de dientes

Cuidar tu cepillo de dientes significa cuidar tu boca

Todos hemos escuchado en alguna publicidad o por consejo del odontólogo que debemos cambiar el cepillo de dientes cada tres meses. Además, es bien conocido que un cepillo de dientes húmedo es el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias. Sin embargo, el cuidado del cepillo dental es un tema que a menudo descuidamos, ya sea por olvido o por darle poca importancia.

Cuidado del cepillo de dientes antes de cambiarlo

Muchas personas siempre tienen prisa y no lavan su cepillo antes de colocarlo de nuevo en su soporte. Lo que no toman en cuenta es que el ambiente húmedo de un cuarto de baño es un refugio para diferentes tipos de bacterias.

Mantener los cepillos de dientes de tu familia desinfectados puede ayudar a prevenir la propagación de gérmenes que pueden producir gripe y otras enfermedades.

Este proceso no tomará mucho tiempo y vale la pena el esfuerzo adicional.

  1. Lávate las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular el cepillo de dientes. Esto ayuda a reducir la contaminación cruzada de bacterias desde las manos.
  2. Sostén el cepillo de dientes bajo el agua caliente para ablandar las cerdas y soltar los residuos. Luego, cambia a agua fría y frota con fuerza las cerdas del cepillo con el pulgar. Esto sirve para eliminar cualquier residuo y para reafirmar las cerdas.
  3. Remoja los cepillos de dientes en un enjuague bucal antibacteriano para eliminar los gérmenes. Agita el cepillo de dientes en el líquido alrededor de 30 segundos. El alcohol del enjuague destruye la mayoría de los microorganismos.
  4. Disuelve 2 cucharadas de bicarbonato de sodio en una taza de agua tibia. Sumerge el cepillo en la solución durante la noche.
  5. Disuelve un comprimido de limpiador de dentaduras (COREGA TABS) en agua caliente y sumerge tu cepillo de dientes en el mismo. La efervescencia eliminará los restos de las cerdas. Mientras tanto, las enzimas en el limpiador de dentadura ayudarán a romper las proteínas de los alimentos.

¿Cuándo y por qué cambiar el cepillo de dientes?

Algunas personas pueden pensar que, detrás de esta indicación existe una motivación comercial. Pero, no es así. Al igual que un coche necesita cambios de piezas y mantenimiento cada cierto tiempo (aunque se vea perfecto superficialmente), los dientes también.

En teoría, debemos cambiar nuestro cepillo de dientes cada tres meses, o al primer signo de desgaste. Con “desgaste” queremos decir que las cerdas ya no están alineadas (como cuando estaba nuevo). Al usar un cepillo desgastado, suceden varias cosas indeseables como:

  • La limpieza que logremos (aún con una buena técnica de cepillado), no será igual de efectiva para eliminar la placa o restos de alimentos.
  • Al cepillar con cerdas desgastadas, se pueden irritar los tejidos blandos. Esto aumenta la posibilidad de que aparezcan caries y alguna enfermedad periodontal o de las encías.

Recuerda también que luego de un resfriado o cuadro gripal, debes desechar el cepillo de dientes y remplazarlo por uno nuevo. Asimismo, ten en cuenta que para tener unos dientes cuidados no solo basta un buen cepillado. Acude al dentista antes de necesitar algo específico. Siempre es mejor prevenir que lamentar. Visítanos en Al Fin Sin Caries.