Llámanos

5575 - 0505 / 5575 - 9348

Horario de Atención

Lunes-Viernes: 11:00 A.M - 8:00 PM Sab: 8:00 A.M - 3:00 PM

Prepara tu boca para la menopausia

La menopausia: situación de riesgo para la salud bucal

Hay periodos en la vida de una mujer en los que las encías son más susceptibles a inflamaciones y a enfermedades periodontales. Esto sucede cuando se utilizan anticonceptivos orales o durante la menopausia, por razones hormonales. En estas etapas, los expertos en odontología insisten en extremar los cuidados bucodentales.

Durante la menopausia, que suele comenzar entre los 45 y 55 años, se reducen los niveles de estrógenos y progesterona. Al disminuir los estrógenos, se disminuye el efecto antiinflamatorio que tienen en la encía; mientras que, al disminuir la progesterona, se reduce la densidad ósea. En esta etapa, estos déficits producen alteraciones en los tejidos de la boca, cambios en la bioquímica de la saliva y desórdenes en la flora bucal.

Si te encuentras en esta etapa, a continuación, te guiamos sobre cómo afrontarla. Primero, vas a notar:

  • Gingivitis atrófica: inflamación de las encías con una palidez anormal.
  • Gingivoestomatitis posmenopáusica: encías brillantes y secas, sangrado fácil y color que varía entre pálido y rojizo.
  • Malestar bucal, sensación de quemazón, sequedad y mal sabor.

Osteoporosis y menopausia

Además de esto, se ha asociado la osteoporosis y la periodontitis. Sin embargo, esto solo parece ocurrir en mujeres con problemas previos de encías, que se agravan con la menopausia.

Un tercio de las mujeres mayores de 65 años, sufren osteoporosis. Por lo que se justifican las terapias de sustitución hormonal (combinación de estrógenos y progesterona). Mientras que la osteoporosis podría ser un factor de riesgo para las enfermedades de las encías, la terapia de sustitución hormonal puede ofrecer cierta protección ante ellas. Además de ayudar contra la pérdida dentaria y reducir el sangrado gigival.

Algunas mujeres con osteoporosis toman medicamentos llamados bisfosfonatos, que confieren un riesgo evidente a una rara enfermedad llamada osteonecrosis de los maxilares. Por eso, es importante avisar a tu dentista o periodontista sobre su uso antes de realizar algún tratamiento odontológico. En el caso de tomar bisfosfonatos orales, es necesario informar al especialista para que tome medidas preventivas y terapéuticas oportunas.

Asimismo, es fundamental el mantenimiento de bajos niveles de placa. Para ello, las visitas al dentista deben ser periódicas tal que se identifique algún cambio.