Llámanos

5575 - 0505 / 5575 - 9348

Horario de Atención

Lunes-Viernes: 11:00 A.M - 8:00 PM Sab: 8:00 A.M - 3:00 PM

Las prótesis dentales en la antiguedad

La historia de las prótesis dentales

Los humanos hemos padecido problemas dentales desde nuestro origen. Y ante ellos, se han ido buscando diferentes soluciones. Entre ellas, las prótesis dentales. El cuidado de la boca ha sido, desde siempre, una prioridad. Tanto es así, que las técnicas para preservar la funcionalidad de las piezas dentales empezaron a desarrollarse casi al mismo tiempo que la agricultura.

De hecho, se conocen dentaduras postizas que datan de la época de los fenicios (3000 a.c), las cuales se fabricaban con metales preciosos y alambres. Por otra parte, los etruscos, un enigmático pueblo cuyo núcleo histórico fue la Toscana, también incursionaron en el tema. En su caso, unían los dientes (principalmente de vaca y buey) usando hilos de oro. Estos eran trabajos protéticos admirables tomando en cuenta la simplicidad de las herramientas de la época.

Para los mayas (siglo IX a.c), sus dientes y sonrisa tenían gran importancia y denotaban un rango social y belleza. Según los vestigios arqueológicos, los mayas usaban incrustaciones dentarias de piedras preciosas. Aparentemente, esto lo hacían por razones puramente estéticas y no de carácter médico.

No obstante, nadie en el mundo antiguo prestaba tanta atención a la higiene oral como los romanos. Ellos elaboraban dentaduras utilizando madera y restauraban los dientes cariados con coronas de oro y marfil. Asimismo, los japoneses también usaban prótesis dentales de madera y las pintaban de color negro.

Más tarde, en el siglo VII, apareció en China la primera receta de una amalgama para empastes dentales. Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que Pierre Fauchard (médico y odontólogo) diseñó métodos para retener las dentaduras superiores e inferiores, uniéndolas con láminas de acero o muelles en espiral. También propuso la utilización de dientes de humanos muertos o tallados de marfil. Su idea era insertarlos, una vez perforados, con un clavo de plata para la corona y sujetarlos con hilos a los dientes conservados. Por sus aportaciones, Pierre Fauchard se conoce como el “padre de la odontología moderna”. Se dice que su libro, “Le chirugien dentiste” (El dentista cirujano), fue el primero en brindar una descripción científica completa de la odontología.

Finalmente, en el siglo XIX, para nuestra suerte, se comenzaron a fabricar los primeros dientes artificiales de celuloide.

Si requieres de una prótesis dental o simplemente de un chequeo de rutina, ¡contáctanos! En Al Fin Sin Caries contamos con especialistas en salud bucal para atenderte.