Llámanos

5575 - 0505 / 5575 - 9348

Horario de Atención

Lunes-Viernes: 11:00 A.M - 8:00 PM Sab: 8:00 A.M - 3:00 PM

La erupción de los dientes en los niños

La erupción de los dientes de leche comienza a partir de los 5 o 6 meses de edad y hasta los 2 o 3 años. En ese momento, todos los dientes primarios deben estar presentes. Los dientes de leche son 20 en total, 10 por cada arco dentario (maxilar y mandibular). La importancia en su cuidado radica en que el cambio de dientes a los permanentes ocurre desde los 6 hasta los 12 años.

Erupción de los dientes de leche

Muchas madres sostienen que los días previos a la erupción de los dientes de leche, sus bebés experimentan muchas molestias. Tienen las encías inflamadas, se encuentran más irritables, babean en exceso e incluso presenta diarrea.

Existen muchos remedios caseros que dicen ayudar con esto. Por ejemplo, darles un chupón o hasta ponerles un poco de whiskey en las encías. Sin embargo, no se necesita demasiado. Si notas que tu bebé está más inquieto que lo normal, babea demasiado o se lleva todo a la boca, masajea sus encías. Puedes hacerlo con el dedo limpio o con un dedal de silicona. Otra opción es que le des a morder algo frío. Por ejemplo, zanahoria pelada o un chupón previamente enfriado en el refrigerador.

Si tu hijo tiene más de 13 meses y no le ha salido ningún diente de leche o tiene más de 3 años y no tiene aún todos los dientes, consulta a tu odontopediatra.

Erupción de los dientes permanentes

A partir de los 6 años, los niños comienzan a cambiar su dentadura primaria por la permanente. Y con este cambio, vienen muchas preocupaciones. La más frecuente es la presencia de los dientes permanentes inferiores detrás de los dientes que aún no se caen. A este problema se le llama persistencia.

La mejor opción en este caso es simplemente la observación. Los dientes de leche suelen exfoliar (caer) por sí solos por el “empuje” de los nuevos dientes o de la lengua. La extracción solo se aconseja en casos donde la movilidad de los dientes de leche no ha aumentado durante varios meses.

Otra preocupación usual es que haya mucho espacio entre los dientes de leche. Esto no es un problema. Probablemente sus dientes permanentes los cubrirán en su momento. Y si no es así y tu hijo tiene dientes permanentes chuecos o separados, un ortodoncista podrá arreglarlo.