Llámanos

5575 - 0505 / 5575 - 9348

Horario de Atención

Lunes-Viernes: 11:00 A.M - 8:00 PM Sab: 8:00 A.M - 3:00 PM

Consecuencias del uso prolongado del biberón

¿Cómo afecta el uso prolongado del biberón en el crecimiento de los dientes?

El biberón es una forma muy cómoda para darle de comer a un niño. De igual manera, un chupón es una fácil manera de calmar a un bebé cuando está nervioso. Sin embargo, el uso prolongado del biberón y del chupón pueden tener consecuencias en la boca de los niños. Por ejemplo, caries, maloclusiones bucales y dificultades en el habla, entre otros.

Consecuencias en la salud bucal

  • Caries de biberón: Se trata de una caries muy agresiva que destruye los dientes de leche e incluso puede dañar el germen del diente definitivo. Se produce cuando el azúcar de la leche u otro tipo de bebidas se queda durante horas en contacto con los dientes. Asimismo, la lactosa favorece el crecimiento de las bacterias en la boca.
  • Mordida abierta: El uso prolongado del biberón, chupón o dedo provoca un estrechamiento del maxilar (hueso paladar). Esto resulta en que los dientes superiores hagan contacto con los inferiores.
  • Mordida cruzada: Otro resultado del estrechamiento del maxilar es el cruce entre arcadas. Esta deformación hace que los niños no puedan cortar la comida de forma adecuada, lo que a su vez provoca problemas de digestión. Si la mordida cruzada persiste hasta los seis u ocho años, se necesitará ortodoncia para corregirla.
  • Problemas linguales: Cuando existe un uso prolongado del biberón, la lengua está acostumbrada a ejercer presión para succionar. Esto a la larga puede provocar que esta haga presión en los dientes, lo que provoca que crezcan chuecos o se muevan. Además, la funcionalidad de la lengua no es la misma, por lo que puede haber problemas del habla. En estos casos, se necesita de un logopeda para reeducar la lengua.

Consejos

Evitar estos problemas es responsabilidad de los padres. Los odontopediatras aconsejan retirar el biberón a los 12 meses. De ahí en adelante, lo mejor es sustituir la succión por deglución. Por otro lado, el abandono del chupón y dedo debe realizarse como máximo a los dos o tres años.

  • Una vez que salga el primer diente de leche, evita el uso del biberón nocturno con cualquier líquido que no sea agua. De esta manera, se evitarán las caries. Y, en caso de no hacerlo, lo mejor es realizar una limpieza bucal antes de que el bebé se duerma.
  • Utiliza biberones con orificios de salida pequeños.
  • Da el biberón en posición vertical para estimular el ejercicio de la musculatura oral.
  • No añadas azúcar, miel, endulzantes o cereales al biberón.

Recuerda que en Al Fin Sin Caries tenemos especialistas cuya única misión es tu salud dental y la de tu familia. ¡Contáctanos!