Llámanos

5575 - 0505 / 5575 - 9348

Horario de Atención

Lunes-Viernes: 11:00 A.M - 8:00 PM Sab: 8:00 A.M - 3:00 PM

¿Cómo cuidar la salud bucal de los más pequeños?

Cuida su salud bucal con acciones pequeñas

Seguramente, en más de una ocasión te has preguntado qué puedes hacer para cuidar la salud bucal de los más pequeños en casa. Como padres, es nuestra responsabilidad velar por su salud en todos los sentidos.

La higiene bucal empieza desde la aparición del primer diente. Los más pequeños deben hacerse el hábito de cuidar su boca desde el primer momento. Para ello, hay que explicarles la importancia de la limpieza bucal, tal que ellos conozcan las acciones necesarias. Además, por supuesto, hay que enseñarles a lavarse los dientes correctamente.

Si también quieres ayudarlo de otra manera, a continuación, te presentamos una serie de consejos para hacerlo.

  • Si ya sustituiste la leche materna por fórmula, asegúrate de no utilizar leches azucaradas. Asimismo, evita que beban líquidos azucarados, pues pueden producir caries.
  • Al principio tu pequeño no podrá lavarse los dientes por sí mismo, entonces es tu turno limpiarlos. Para hacerlo, puedes utilizar un cepillo de dientes infantil muy suave o usar una gasa limpia y húmeda envuelta en tu dedo.
  • Evita que tu bebé se duerma con el biberón en la boca. También evita, en la medida de lo posible, los chupones o que se chupe el dedo. Lo ideal es que aprenda a beber en vasito mientras abandona el biberón.
  • Cuando tu pequeño tenga su primer diente ya puede visitar a un odontopediatra. Él se encargará de realizar una limpieza dental si lo cree necesario. Además, puede identificar posibles problemas bucales.
  • En los niños de mayor edad, la visita al dentista irá dirigida a la prevención y tratamiento dental correspondiente.
  • Modera el consumo de azúcar y golosinas en los niños. Procura darles una dieta sana y equilibrada que incluya todos los grupos alimenticios.

Y por supuesto, revisa que se lave los dientes como le enseñaste. Después de un tiempo, se volverá parte de su rutina y ya no necesitará tu supervisión.